Los Relatos eróticos Alicia: Mi primera vez con una chica

No se han imaginado alguna vez teniendo un trio? Compartiendo con su pareja una tercera persona y disfrutando juntos del sexo desenfrenado… (solo de pensarlo, ya estoy mojando mi tanguita! Debo aprender a controlar mi imaginación).

Compartiré algo con ustedes, mi primera experiencia con una chica. La recuerdo con muchísimo cariño, era mi mejor amiga de la secundaria, compartíamos todo, apuntes, trabajos… por que no compartir un novio? Muchas veces, mientras estábamos en su casa los viernes, tras acabar la tarea nos arreglábamos para ir al antro. Jugábamos como cualquier chica de nuestra edad a intercambiarnos la ropa, nos poníamos los trapos la una de la otra… recuerdo verla cambiarse sentada en su cama, ver como desabrochaba su brasier lentamente, dejando sus pechos rosados al aire libre, la verdad que hacía que mi corazón se acelerara.

Siempre me preguntaba si a ella le pasaría lo mismo… Es más, recuerdo una vez en su casa, estaba en el baño acicalándose según, y me pidió que entrara para ayudarla con no se qué. Al entrar, ella estaba sentada en una banqueta, con las piernas bien abiertas, y cuchilla en mano se depilaba sus partes. “Me puedes ayudar?” me dijo… “se me rompió el espejo y no alcanzo bien a verme más abajo…”. Me quedé petrificada… como  me pedía que la ayudara! Que oso! Pero fue una de esas veces en que no sabes cómo zafarte de una situación y acabas obedeciendo sin rechistar…

Me arrodillé frente a ella y agarré la cuchilla con mi mano derecha,  prácticamente estaba temblando. Separé sus muslos completamente con mis manos… recuerdo perfectamente cómo un escalofrío indescriptible recorrió mi cuerpo al notar la suave y blanca piel de sus muslos, cómo esa sensación fue creciendo cuando acerqué mi rostro a su sexo para ver bien…

Con delicadeza, aparté sus labios vaginales con mi mano… pero no pude evitar darme cuenta de que aquella cabrona estaba bien húmeda, pues al separarlos se abrieron un poco y pude ver perfectamente aquella rosada flor por dentro, húmeda y apetecible… casi parecía gritar mi nombre!

Comencé a rasurarla con cuidado, pero sinceramente cada vez me ponía más nerviosa. Conforme apartaba sus muslos, sus labios vaginales, conforme acariciaba su clítoris sin querer… no puedo describir lo que sentía. Llegó un momento que creí que le comería a besos sus partes. Cada segundo se hacía más eterno. En un momento, se giró un poco para cambiar de posición y dejar más accesible aún su sexo y su ano y que pudiera depilar bien los rincones más escondidos… No hablamos de aquello, pero recuerdo cómo su excitación se aceleraba… ella tenía las mismas ganas de comerme que yo de comérmela.

Acabamos de cambiarnos casi sin hablar, había tanta tensión en la habitación que casi se podía cortar con un cuchillo. A duras penas nos arreglamos y su novio pasó por nosotras. Ya en el carro, ella iba sentada delante y yo en la parte de atrás, platicaban de lo suyo y yo mientras, no podía dejar de pensar ni un solo instante en aquello que acababa de pasar… Aún podía notar mi entrepierna palpitando, seguía completamente empapada y no podía hacer nada para remediarlo.

Llegamos al antro y busqué lo más rápido que pude una bebida fría, mi cuerpo ocupaba algo que lo refrescara más que nada en este mundo. Pero… no encontré alivio… si no todo lo contrario, la noche incluso se puso más interesante…

Llegábamos al antro, y corrí a buscar una bebida fría para quitarme el calor que comenzaba a recorrer mi cuerpo. Pedí un vodka con jugo de naranja bien frío, que sabroso me supo! Me lo tomé en dos tragos prácticamente y pedí otro para, ahora sí, tomármelo con más calma.

Agarré mi copa y me dirigí a la pista de baile. Mi amiga y su novio habían agarrado una mesa que daba a la zona de baile, miré a mi amiga y le hice señas de que iba a bajar a bailar un poco. Ella se levantó y se vino conmigo a mover un poquito el cuerpo.

No se si fue el destino, o simplemente el Dj vio desde la cabina dos chicas en busca de guerra, pero pego un giro radical a la música y comenzó a poner reggaetón. Mi amiga y yo nos miramos, y comenzamos a bailar moviendo de manera sinuosa nuestros cuerpos. Su novio los miraba, ella se dio cuenta y cuanto más nos miraba, más se acercaba a mí.

Llegó un momento en que el mundo nos valió madres, y ahí estábamos las dos en la pista de baile, dando buena cuenta del vodka, y restregándonos como perras en celo nuestros cuerpos. Recuerdo sus pezones duros como piedras clavarse en mi espalda mientras ella bajaba y subía… o cuando se colocaba frente a mí y colocaba mi muslo entre sus piernas bien pegadito… podía notar claramente que andaba excitadísima la muy cabrona… pero más excitada andaba yo!

Ya andábamos bien sudadas, y nos sentamos en la mesa. Nada más llegar, aquella loba se subío sobre su novio y comenzó a comérselo a besos, nunca antes la había visto así, tan lasciva, tan provocadora… tan puta! Mientras lo besaba y jugaba con sus labios y su lengua, me miraba de reojo con una actitud de lo más morbosa (sabe dios el esfuerzo que hice para no meterme en aquel momento la mano entre las piernas y jugar con mis dedos…)

En eso estábamos cuando mi amiga le dijo al novio, traes lana para irnos a un privado de los de alla arriba?… Y a los diez minutos el mesero había llevado una botella de vodka, unos refrescos y todas nuestras pertenencias al privado, y nos había dejado allá a solas cerrando la puerta tras de sí.

Desde ahí arriba se podía ver la gente por el cristal, pero ellos a nosotras no. Se oía la música a un volumen alto, y nosotras con la copa en la mano comenzamos a bailar pegaditas, volviendo a restregar nuestros cuerpos… Ahí es donde el alcohol comenzó a hacer efecto, y me sentí desinhibida. Ella comenzó a meter su mano bajo mi vestido, acariciando mis piernas, y yo la respondí con un beso suave en los labios, jugando ambas con nuestras lenguas. Mordí suavemente su labio y me separé poquito para tomar de mi vaso.

En eso, el novio nos invitó a sentarnos a su lado, y cuando me quise dar cuenta, estábamos las dos comiéndonos al “pobre” chico a besos, alternando nuestras copas con sus labios. Ella se arrodillo entre sus piernas y mientras yo lo besaba y el juagaba con mis pechos, ella sacó su miembro del pantalón y comenzó a chupársela… no pude resistirme y me arrodillé junto a ella, comenzando a hacerle entre las dos un oral, lamiendo las dos su miembro, jugando con nuestras lenguas en el, con los labios, el me agarró y me colocó sobre el sofá, abriendo mis piernas, y se dejó ir sobre mi vagina como un gato a un vaso de leche…

Que rico ese momento, la sensación de lo indebido, de lo prohibido… alcancé uno de los mejores orgasmos de mi vida, no lo negaré. Después, mi amiga se sentó sobre él, y comenzó a cogérselo con mucha intensidad, como si me quisiera demostrar que me lo había prestado para un ratito, pero que a fin de cuentas era suyo.

Me coloqué detrás de ella, y saqué sus pechos del brasier y comencé a jugar con ellos mientras él le daba duro. Ella se inclinó hacia adelante, y aproveché para pasar las yema de mi dedo por su ano, lleno de saliva, y se lo deje ir poquito… ella protestó bien feroz… pero en cuanto tuve oportunidad lo volví a hacer mientras la besaba…  en la boca… y ahí ya si le valió. Gemía como posesa mientras nos besábamos y mordíamos los labios, hasta acabar en un orgasmo increíble, dejando al pobre chavo completamente empapado de sus jugos.

No sé si el chavo acabó, tampoco me importó mucho la verdad, yo estaba muy satisfecha, mi amiga también… como quiera había sido una noche indescriptible…

 


¿YA LA CONOCISTE EN PERSONA? ¡DEJA UN COMENTARIO Y CALIFICA SU PERFIL!

4 Comments on this post

  1. wooow D:!
    eres la mera ley alicia!!!
    yo quiero experimentar algo así

    Reika / Responder
  2. I simply couldn’t depart your website prior to suggesting that I extremely enjoyed the standard information a person supply in your visitors? Is going to be back often to inspect new posts

    relatos eroticos / Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.